miércoles, 26 de junio de 2013

Software para creación de novelas I

Inauguro esta sección sobre escritura con una mención a algunos de los recursos de que podemos servirnos para escribir nuestra novela.

En primer lugar, el software. Sí, vamos a dar por supuesto que escribimos con un PC, aunque con esto no quiero decir que sea lo mejor para todo el mundo. Como en todas las cosas, todo depende de la comodidad que uno tenga con cada herramienta. Pero me centraré en lo que nos ofrecen las nuevas tecnologías.

Lo más básico es un procesador de textos para poder materializar el texto o pasar a limpio lo que ya tengamos escrito a mano. Hoy en día tiene la hegemonía indiscutible el Word de Microsoft, en el entorno Windows, pero existen alternativas tanto de pago como gratuitas que pueden ayudarnos. Entre las primeras, el Atlantis, un procesador cuya única pega es que no maneja tablas, lo cual tampoco es demasiado importante. Entre las segundas, tenemos el procesador de la suite gratuita OpenOffice, o el de Works (que a menudo viene incluido como regalo en PCs y netbooks). Para una escritura básica lo cierto es que cualquiera de estos sirve. Eso sí, si deseamos opciones más avanzadas o que nos permitan maquetación o formateos más complejos, yo me decantaría por el Word o por el OpenOffice. Lo importante es que la interfaz no distraiga de lo importante, que es el texto. Word y Open Office, además, nos permiten ir algo más allá de la mera escritura al presentarnos el documento con el aspecto que tendría como un libro impreso. También pueden usarse para realizar esquemas con tablas, lo cual veremos a continuación.

Antes de la escritura, a mí me parece que es importante tener una especie de guía o guion que nos oriente por los acontecimientos de la novela y nos conduzca de manera fluida hasta el final deseado. En internet hay multitud de programas que pretenden facilitar esta tarea previa a la escritura, tanto de pago como gratuitos y con diversas funcionalidades y ambición.

El famoso software Scrivener (de pago) nos permite hacer una organización completa de la novela, con esquemas con fichas similares a las de cartulina, fichas de personajes, y secciones para guardar archivos, fotos y demás material para documentación. Es muy completo aunque difícil de usar para quien no esté familiarizado. 



Más sencillo pero con menos opciones, centrado sobre todo en el esquema o guion, es el Storybook, que tiene versión gratis y de pago (esta, fundamentalmente, permite exportar e imprimir, pero para probar se puede usar el otro). Puedes organizar la historia en formato "libro", como línea de tiempo, etc, y hacer fichas de personajes, de lugares. Me gusta bastante aunque las funcionalidades de exportación a veces generan ficheros con algunos errores de maquetación. 



Otra opción gratis del todo y cada vez más completa es el YWriter5. La interfaz no es muy bonita y resulta algo complejo, pero puede ser útil a la hora de organizar escenas y capítulos. 



Un software similar a Scrivener es el Writer's Café. Genera un escritorio virtual donde podemos organizar nuestros iconos con esquemas, fichas y demás. También es de pago.



Existen muchos más softwares pero creo que para empezar a probar está bien esta lista.

Al final, para las personas que no se quieren complicar la vida hay opciones más sencillas y baratas utilizando meramente las suites ofimáticas. Por ejemplo, el Word o el Excel son buenos para hacer esquemas y fichas, que podemos además personalizar a nuestro gusto.

Una muestra de uso del Excel para crear un guion de novela sería una tabla como la siguiente, que contiene las escenas, y los detalles relativos a cada una de ellas. La ventaja es que podemos añadir tantos detalles como consideremos necesarios, como personajes que intervienen, localizaciones, fecha en que transcurre la acción, punto de vista, resumen de escena... Incluso podemos meter fórmulas para ir calculando automáticamente la extensión y mil cosas más. ¡Libertad total!

Espero que os haya sido útil este artículo. Prontó escribiré otro sobre mis técnicas parar generar estos esquemas o cómo escribo, mis manías.




No hay comentarios:

Publicar un comentario